Tags Recomendados

Este articulo fue escrito por Ivan Lozano para www.elanalista.com
MICROFINANCIERAS Y EVASIÓN TRIBUTARIA.
Publicado el 29 de Setiembre del 2016

Una de las grandes metas del gobierno de PPK es reducir la informalidad del país de 60% a 30% en los próximos cinco años. Entre las diferentes estrategias que se pretenden implementar se encuentran la reducción del impuesto a la renta con un crédito tributario adicional por trabajadores que ponen en planilla, lo cual me parece fabuloso, sobre todo si “hay evidencia internacional que demuestra que impuestos altos favorecen la evasión y la informalidad”.

Sin embargo, en donde encuentro incoherencia es en el argumento de que la formalización permitirá el acceso al sistema financiero y la reducción del costo de financiamiento de los informales.

Nada más lejos de la realidad, puesto que desde hace mucho tiempo las Instituciones de Microfinanzas – IMF vienen atendiendo al sector informal, incluso bajo una encarnizada competencia, que ha dado lugar a que los márgenes de rentabilidad se reduzcan, encontrándose inclusive gran parte de las MYPES con serios problemas de sobre-endeudamiento.

Las IMF, por su propia naturaleza de inclusión financiera, no exigen formalidad alguna para atender a sus clientes, puesto que los Analistas de Créditos son los que levantan la información económico – financiera, bajo la Tecnología Crediticia de Microfinanzas.

Hasta aquí no habría ningún problema, puesto que es necesaria la atención de los microempresarios emergentes.

Sin embargo, el escaso control del Estado, ha dado lugar a que se distorsione el modelo de microfinanzas y se utilice su Tecnología Crediticia, ya no para evaluar a los microempresarios emergentes, sino también a los evasores tributarios.

Por lo que, es común hoy en día ver que muchas IMF otorguen grandes volúmenes de financiamiento a clientes que no declaran nada o tan solo un ridículo porcentaje de sus ventas reales. Situación que contribuye a agravar el problema de la evasión tributaria en el Perú, puesto que no existe desincentivo ni sanción penal ni social para quienes lo realizan y apañan.

Por otra parte, éste tipo de proceder genera una doble ética en las IMF, al exigir al personal transparencia en el desarrollo de sus labores y permitir la atención de clientes evasores de impuestos (defraudadores tributarios).

Situación que genera una grave disonancia cognitiva en los trabajadores de las IMF, al generarse un conflicto entre sus valores y el accionar diario. Lo lamentable, es que para desaparecer dicha disonancia cognitiva, los empleados terminan por justificar su mal accionar, creando la fantasía de que “los evasores son informales”.

Por eso no me extraña cuando escucho comentarios sobre la alta incidencia de fraudes y quebrantos. Y es que no se puede caminar en el fango sin ensuciarse los pies.

Lo cierto es que actuar de esta manera, además de ser éticamente incorrecto, contribuye al Lavado de Activos, que no proviene solo de ocultar o disfrazar el origen ilícito de bienes o recursos que provienen del narcotráfico, sino también de la defraudación tributaria, como lo indica el Artículo 6º  del Ley Penal contra el Lavado de Activos – Ley 27765 (Perú).

Ante esta realidad, una medida que debería adoptar el Poder Ejecutivo es instruir a la SBS, para que emita una Resolución que prohíba a las IMF, a partir de un determinado monto crediticio, considerar en la determinación de las ventas, los montos no declarados a la SUNAT.

El monto podría ser a partir de los veinte mil y 00/100 (S/.20,000), que es precisamente el rango  definido como préstamos a pequeñas empresas, que es donde se encuentra la mayor morosidad del Sistema Financiero Peruano, precisamente por el grado de informalidad (y evasión) y sobre-endeudamiento del segmento.

La presente propuesta la he comentado en varias IMF donde he realizado capacitaciones y/o consultorías; quiénes a pesar de estar de acuerdo, muestran gran resistencia, indicando como argumento que perderían clientes y rentabilidad. Por lo que, la única forma de que lo ejecuten sería bajo presión del ente regulador, que en éste caso es la SBS.

Autor

Iván Lozano Flores

Gerente del Centro de Formación en Banca y Microfinanzas – CEFOMIC

Editor del sitio web: www.elanalista.com

ilozano@elanalista.com,

Movistar: 949864499, RPM: #949864499